Inicio
   Origen
  Entrevistas
  Presentación
   Descripción
  Cañón
  Cobertura
  Componentes
  Puesta en Marcha
  Funcionamiento del Sistema
  Funcionamiento del Equipo
  Ventajas del Gas Propano
  Consideraciones
  Costo de Funcionamiento
  Mantenimiento
  Estructura
  Estadísticas
  Tormenta
   Granizo
  Radar
  Pronóstico


Contáctenos

 

 

 

 

 

 

 

 

 


     



El Granizo es un fenómeno atmosférico poco usual, ya que en su nacimiento y en su evolución se han de dar ciertas condiciones y circunstancias, que a continuación pasarán a explicarse, y que vienen determinados por procesos pautados y de irremisible cumplimentación. Para comenzar, cabe indicar que el Granizo sólo se forma en los Cumulonimbus que están muy desarrollados. Los Cumulonimbus son aquellas nubes que se caracterizan por ser grandes nubes de tormenta cuya cima presenta una forma plana. Pueden alargarse hasta alcanzar los quince mil metros de altura, y además del Granizo, se encargan de producir las Tormentas y los Tornados.

El Granizo es una de las formas de precipitación y se llega a originar cuando corrientes aire ascienden al cielo de forma muy violenta. Las gotas de agua se convierten en hielo al ascender a las zonas más elevadas de la nube, o al menos a una zona de la nube cuya temperatura sea como mínimo de 0º Centígrados, temperatura a la que congela el agua. Conforme transcurre el tiempo, esa gota de agua gana dimensiones, hasta que representa lo suficiente como para ser incontenible y permanecer por más tiempo en suspensión. Es entonces cuando, arrastrándose en su caída entre medias de la nube, se lleva consigo las gotas que va encontrando en su camino.
Quizás sea lo suficientemente gráfico –aunque no lo más acertado– indicar que lo que parece formarse en el cielo, en ese momento, es algo muy similar a lo que sucede en el interior de una coctelera cuando se agita. Pues las gotas de agua que ascienden, vuelven a bajar y al golpe de impulsos de aire persigue ese vaivén, hasta que engorda tanto que no puede hacer otra cosa que caer. En el arrastre producido, el pequeño trozo de hielo va adquiriendo grosor debido a las finas capas que va adquiriendo, y que se van adhiriendo a él.
La velocidad de la caída varía de forma proporcional no sólo al peso de la piedra de Granizo, sino al temporal que alrededor se está produciendo.